Celebrado en Manzanillo Salón Provincial de Artes Plásticas Julio Girona

Resumen: Sobre la inauguración, premios, menciones y condiciones en torno al XII Salón Provincial de Artes Plásticas Julio Girona.


A pesar de la lluvia y la deplorable ausencia de los bayameses concursantes por falta de transporte, en la galería de la UNEAC de Manzanillo, a las 8.30 pm del sábado 26 de mayo del 2018, quedó inaugurada la XII edición del Salón Provincial de Artes Plásticas «Julio Girona», el principal concurso de esta modalidad en la actual provincia Granma, cuya gracia corresponde al más ilustre y universal de los pintores manzanilleros: Julio Girona Fernández.


En un primer momento, la convocatoria estuvo destinada solo a los miembros de la UNEAC; casi al final, se abrió a todos los que quisieran y pudieran participar, decisión esta que contribuyó a la feliz realización del convite artístico. Fueron 19 creadores los que participaron en esta ocasión; quienes, con sus obras, dieron la oportunidad de disfrutar un evento de notable calidad formal y cuyas piezas podrán ser apreciadas durante todo el presente mes de junio. Los exponentes son los que a letra se leen:

1.-Leonardo E. Benítez Núnez.
2.-Carlos Yobet Mendieta.
3.-Manuel Olivera Álvarez (MOA).
4.-Yoel Quezada Rodríguez.
5.-Gisselle Viamonte Aguilar.
6.-Roberto Reytor Remón.
7.-Ramón Quesada Mesa.
8.-Wilfredo Milanés Santiesteban.
9.-Ramón Cisnero Tamayo.
10.-Raine González Torres.
11.-Juan Ramírez Martínez.
12.-Yunior Toledano  Cedeño.
13.-Dora Lidia Pedrera Figueredo.
14.-Juan Luis Maceo Núnez.
15.-Orlando Álvarez Zayas.
16.-Rafael Fuentes Rojas.
17.-Ricardo Bermúdea Moya.
18.-Jorge Pedro Martín Ochoa.
19.-Alexander Garcés González.

El catálogo del salón resultó una pieza a tres manos; pues, las palabras se deben a Ramón Leonardo Cabrera Figueredo, realizador y analista audiovisual, mientras el diseño gráfico estuvo a cargo del artista de la plástica y actual presidente de la UNEAC en Manzanillo Manuel Olivera Álvarez (MOA). La composición digital fue obra de Pedro A. Hernández Viga, informático en la sede de los artistas de la marinera ciudad. Escribió Cabrera Figueredo  para la ocasión:

Nadie eleva el relato cotidiano y simple, esos hechos aparentemente instrascendentes de la vida diaria, a la categoría de las artes todas. Y es que en esos relatos “lo cotidiano se agiganta ante nosotros”, parafraseando una estrofa de una bella canción de juventud de Noel Nicola.

Existe el que, cuanto más bajo cae y cuando debería pensar sólo en levantarse, más piensa en volar y más se exalta. Es ante todo el gusto por los contrastes y el hábito de contemplarse. Nadie que no tenga el vicio de mirarse a si mismo como si fuera otro -un importantísimo otro- puede durante el dolor o la preocupación exaltarse, en cambio, con el placer y la libertad que nos regala el arte. Si el artista es el sacerdote de la belleza, ésta debe buscarse según el mencionado principio de su valor interior. La belleza solo se puede medir por el rasero de la grandeza y la necesidad interior, que tan buenos servicios nos ha prestado en estos doce salones provinciales realizados que vuelve a inaugurarse en su ciudad natal. Un salón de artes plásticas no es la estrcita y subjetiva cosecha de obras, quisera añadir que, en mi opinión, nos acercamos paulatinamente a la época de la composición singular, la defensa de lo personal; creo que pronto el artista estará orgulloso de poder declarar composicionales sus obras, a diferencia de los impresionistas puros, que estaban orgullosos de no declarar nada, y que ya estamos en el tiempo de la creación útil. Finalmente, pienso que este espíritu de las artes plásticas está en relación orgánica directa con la ya iniciada construcción de un nuevo reino espiritual, pues este espíritu es el alma de una época sin espíritu y uno de los objetivos de este acontecimiento es devolverle un espacio al artista sabio y de vanguardia en medio del caos y la miseria universal de la creación estética.

Julio Girona. considerado un artista integral, alternó etapas figurativas y abstractas, donde ha recogido sus vivencias en ciudades como París, México o Nueva York. Alternativamente en Miami (Estados Unidos) y Cuba. Es uno de los pintores cubanos más conocidos internacionalmente y el XII Salón Julio Girona in Memoriam es nuestro mayor homenaje.

Lic. Ramón leonardo Cabrera Figueredo.
Realizador y analista audiovisual.
Sábado 26 de mayo de 2018.

En esta ocasión se entregaron tres premios e igual cantidad de menciones en iguales condiciones.

Los premios fueron para:

Ramón Quesada Mesa. “La espera”. Óleo/lienzo.

Wilfredo Milanés Santiesteban. “S/T”. Pulpa de papel/lienzo.

Juan Luis Maceo. “Imagen reciclada a través de un espejo mudo”. Díptico, mixta/papel manufacturado.

Las menciones recayeron en:

Raine González Torres. “S/T”. Monotipia/cartulina.

Orlando Álvarez Zayas. “Ibraín Ferrer”. Óleo/lienzo.

Jorge Pedro Martín Ochoa. “Consecuencias”. Óleo/lienzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *